MANZANAS ACARAMELADAS CASERAS


Como madres, siempre estamos buscando cuidar y consentir a nuestros hijos, así que cuando se trata de alguna comida o postre, qué mejor que lograr ambos cometidos a la vez.

Las manzanas acarameladas pueden ser una buena opción si quieres darles un postre que a la vez los nutra, ya que la combinación de la manzana con el dulce del caramelo, las hace favoritas entre los niños.

Ya sea para una tarde en casa o en una reunión o fiesta, las manzanas sin duda te sacarán de apuros, además, sinceramente, no hay adulto que les pueda resistir de igual forma; en lo personal ¡me encantan!

Ingredientes:

Manzanas. Hay varios tipos de manzanas, unas dulces, otras ácidas, dependerá de tu gusto o el de los niños para elegirlas, por lo regular se usan manzanas rojas.
2 tazas de azúcar.
2/3 taza de miel de maíz (la que se usa para endulzar el agua para los bebés)
1 taza de agua.
3 barras de canela (si lo deseas)
Colorante (depende el color que las quieras decorar, el más común es rojo, aunque también las puedes dejar al natural, tomarán un color marrón)
Papel encerado, charola y palitos de madera, olla y termómetro para cocina.
La receta es para unas 8 manzanas, si requieres de más, simplemente basta con aumentar la cantidad de los ingredientes.


Preparación:

Lo primero es lavar las manzanas y colocarles el palito a cada una, déjalas sobre una charola listas, mientras continuamos con la preparación del caramelo.

A la par es necesario dejar otra charola con el papel encerado cerca de la olla. Ahora sí, comencemos…

Coloquemos la olla a fuego bajo, para agregar posteriormente las dos tazas de azúcar, el agua, la miel y la canela. Revolvamos con mucho cuidado, recuerda que el caramelo alcanza temperaturas muy altas, no se recomienda dejar que los niños participen en esta receta.

Una vez mezclados los ingredientes, pasemos a elevar la temperatura; no debes dejar de mezclar, te recomiendo usar una pala de madera por la alta temperatura.

En cuanto comience a hervir, podemos dejar de mover y esperar a que alcance la temperatura de 150°C aproximadamente. Cuando llegue a esa temperatura, debemos apagar y retirar del fuego de inmediato. Enseguida podemos agregar el colorante y volver a mezclar con suavidad.

Ahora sí viene lo interesante, toma cada manzana del palito e introdúcela en el caramelo, ve girando para que alcance a llenarse toda por completo, escúrrela un poco y coloca sobre el papel encerado. Haz lo mismo con todas las manzanas, deberás hacerlo rápido antes de que el caramelo se endurezca pero con mucho cuidado ya que sigue caliente.

¡A disfrutar de las manzanas acarameladas!

Una vez que estén frías el caramelo se habrá endurecido, por lo que estarán listas. Si quieres darles un toque diferente, antes de que el caramelo se endurezca espolvorea chocolate, chispas de colores, cacahuate molido o demás ingredientes dulces que te apetezcan o a tus hijos. ¿Se te antoja?

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...