MUCHO CUIDADO CON LAS ESPONJAS DE BAÑO, ESTAN MAS SUCIAS DE LO QUE TE IMAGINAS.

En el baño tenemos una gran cantidad de artículos para nuestra higiene, uno de ellos es la esponja.
Con esta esponja nosotros tallamos nuestro cuerpo todos los días para que quede limpio. Pero recientemente el 98% de los dermatólogos insisten en que no se usen a la hora del baño. Matthew Knight, del Instituto de Dermatología de Nueva York, opina que las redes deben abandonarse para siempre.






BACTERIAS EN LAS ESPONJAS DE BAÑO QUE PUEDEN ENFERMARNOS.


Dermatólogos recomiendan no utilizar esponjas de baño debido a la cantidad de bacterias que cargan cada vez que se usan.

Así que continúa leyendo para que te enteres el porqué debes alejarte de tu esponja de baño y que es lo que debes hacer.





De acuerdo con Esther Angert, investigadora del departamento de microbiología de la Universidad de Cornell, en Nueva York (Estados Unidos), estos accesorios de baño pueden albergar y transmitir microorganismos como la pseudomonas aeruginosa, causante de diversas enfermedades. Aunque en un comienzo estas esponjas suelen ser higiénicas, con el uso se convierten en un “caldo de cultivo”.

Según explica la científica, las células muertas de la piel quedan atrapadas en los rincones de estas esponjas que quedan mojadas e inmóviles hasta el próximo uso. Esto crea las condiciones ideales para que las bacterias se cultiven, ya que hay humedad y escasa circulación de aire, mientras los restos de piel sirven como alimento para los gérmenes.

Cada vez que la esponja, el estropajo o el guante no se seca adecuadamente, los organismos se reproducen sin parar.

Consejos para evitar la contaminación de tu esponja

Deja que se seque: Puedes dejar una ventana abierta o simplemente mantener la esponja, el estropajo o guante fuera de la regadera. Además, recuerda enjuagar muy bien con jabón la esponja después de usarla.

Cámbialas con regularidad: La Dra. Angert aconseja que si cualquiera de estos accesorios vegetales cambia de color u olor, es hora de cambiarlo por uno nuevo.

Métela al microondas: De vez en cuando, mete tu esponja al microondas por 20 segundos, para alejar los microbios.

Blanquéalos: También puedes utilizar blanqueador o cloro para eliminar las bacterias.

Recomendación: Los dermatólogos recomiendan que la piel sea tratada con suavidad y delicadeza. No es bueno restregarla porque puede dañarse. La piel necesita regenerar sus propios aceites hidratantes para eliminar de manera  natural las impurezas, la resequedad y las escamas.






Así que a partir de ahora ya sabes lo que debes hacer para que tu esponja del baño no sea un cultivo de bacterias. Déjanos tus comentarios y comparte esta publicación en tus redes sociales.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...