SUFRES DE CALAMBRES? REMEDIOS PARA ALIVIARLOS.

Todos hemos sufrido alguna vez ese calambre repentino e incontrolado que nos ha ofrecido su latigazo de dolor. Pero ¿qué ocurre cuando los calambres se vuelven contínuos? ¿qué podemos hacer cuando cada noche los sufrimos en nuestras piernas? No te preocupes, te ofrecemos sencillos remedios para aliviar su aparición.



Los calambres son espasmos musculares involuntarios o contracciones que generan bastante dolor, aparecen de improviso y en ocasiones nos inmovilizan con su incontrolable padecimiento. Pero ¿por qué aparecen?

En muchas ocasiones el mantener una misma posición durante mucho tiempo y con tensión, desencadena los conocidos calambres. Es típico por ejemplo cuando hacemos ejercicio sin haber calentado con anterioridad.


Hemos de tener en cuenta que una alimentación incorrecta también pude derivar el que suframos mayor incidencia de calambres. Una falta de hidratación, el no beber suficiente agua, el no disponer de bastante nivel de potasio y sales minerales en nuestro cuerpo, o incluso el padecer determinadas enfermedades, pueden producirlos.
La fatiga muscular.
Muchos medicamentos tienen como efecto secundario la aparición de calambres. De ahí la importancia de consultar con nuestro médico.
Cuando sudamos mucho, o cuando sufrimos muchos días de diarrea, es común también sentir calambres debido al desequilibrio de sales minerales.
El frío, la anemia y el estrés también son realidades a tener en cuenta. Nuestro cuerpo pierde protección, pierde su equilibrio natural, de ahí que suelan aparecer. Recuerda también cuidar tus niveles de estrés, dicha tensión puede hacer también que aparezcan tus calambres.
La falta de vitamina E.
La fibromialgia.
Ten en cuenta también que la inmovilidad y el sedentarismo también es un factor a tener en cuenta. Nuestros músculos dejan de trabajar como deben, se enlentecen e incluso pueden atrofiarse tempranamente. Una vez llegamos a la madurez hemos de mejorar un poco más nuestros hábitos de vida, puesto que los calambres pueden aparecer ya en mayor medida.


Consejos para aliviar los calambres
1. Aprender a prevenir los calambres
Lo mejor para evitar calambres es sin duda saber prevenirlos. Para ello es ideal que mantengas en un nivel adecuado tus electrolitos, y tus niveles de potasio. ¿Y cómo lo hacemos? te preguntarás. Muy fácil. Por las mañanas debes prepararte un batido de lo más nutritivo y útil a base de plátano y kiwi. Lleva a tu batidora un plátano, un kiwi y medio vaso de agua. Mézclalo bien y bébelo poco a poco. Verás como de este modo pasas la mañana de un modo excelente, bien nutrida. Y tus calambres desaparecerán.



2. Cuidado cuando hagas ejercicios


Puede que te hayas decidido a hacer algo de ejercicio al día. Salir a correr, hacer algo de natación… está muy bien. Pero ten en cuenta que debes calentar tus músculos, estos no pueden empezar a trabajar de pronto de un modo tan intenso si primero no has hecho unos pequeños estiramientos con los cual ir calentándolos. Recuerda también no hacer cambios bruscos de intensidad en tus ejercicios. Ve progresivamente subiendo de nivel. De esta manera irás preparando al músculo y evitarás caer en fatiga extrema. Ahí donde siempre aparecen los calambres.


3. Di no a los calambres nocturnos


Lo sabemos, es muy fácil decirlo, pero ¿cómo conseguimos pasar una noche tranquila sin calambres en las piernas? Ideal si cuando llega la noche te das un buen baño calentito, para después, hacerte unos masajes en las piernas con aceite de ecualipto o de romero. Estos aceites puedes encontrarlos en tiendas naturales, y son maravillosos para favorecer la circulación, tonificar y aliviar el dolor de las piernas cansadas. Pruébalo y verás como se reducen tus calambres nocturnos.


4. El milagro del Castaño de Indias


¿Has oído hablar del castaño de Indias? Es un remedio muy efectivo para aliviar las piernas cansadas, reducir varices y evitar calambres. Mejora nuestra circulación gracias a su contenido de aescina, un gran aliado para tonificar las arterias y los capilares, fortaleciendo las paredes de las venas y aliviando los síntomas de los calambres. En las farmacias puedes encontrarlo en forma de crema para realizarte masajes, y en las tiendas naturales es habitual adquirirlo en forma de cápsulas. Lo normal es tomar una cápsula por la mañana, pero no tienes más que leer su posología en la caja cuando lo compres para saber qué cantidad será la más adecuada. Pero sin lugar a dudas el castaño de Indias se alza como un remedio más que excelente.


5. Vinagre de manzana



El vinagre de manzana te va a servir tanto para uso interno como externo. Es un gran tonificante, propicia la correcta circulación y es un aliado magnífico para el dolor muscular. Podemos por ejemplo hacernos friegas con él a media tarde en nuestras piernas, de ese modo conseguiremos dormir mejor. E igualmente, puedes prepararte una bebida excelente para evitar calambres en otras zonas como por ejemplo en las manos. Se trata de un té que se realiza con una cucharadita de hojas de frambuesas rojas y una taza de agua hirviendo. Deja reposar durante unos 10 minutos, para después, poner media cucharadita de vinagre de manzana y un poco de miel. Puede que te parezca un tanto extraño, pero se trata de un remedio muy antiguo para reducir calambres. Si te atreves con él, toma dos tazas al día. Verás como te va bien.



Fuente:Mujerconsalud






No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...